A A A
Canecillo de la Iglesia de San Ginés de Boelhe.

La Ruta del Románico


En las tierras de los valles de Sousa, Támega y Duero, en el corazón del norte de Portugal, se yergue un importante patrimonio arquitectónico de origen románica. Trazos comunes que guardan leyendas e historias nacidas con la fundación de la nacionalidad y que atestiguan el papel relevante que en otros tiempos este territorio desempeñó en la historia de la nobleza y de las órdenes religiosas en Portugal.

Ese patrimonio se encuentra estructurado en la Ruta del Románico, nacida en 1998, en el corazón de los municipios que integran la VALSOUSA – Associação de Municípios do Vale do Sousa [VALSOUSA - Asociación de Municipios de Vale do Sousa] y fue alargada, en 2010, a los restantes municipios de la NUT III – Tâmega, uniendo en un proyecto supramunicipal un legado histórico y cultural común.

Anclada en un conjunto de monumentos de gran valor y de excepcionales particularidades, esta Ruta pretende asumir un papel de excelencia en el ámbito del turismo cultural y paisajístico, capaz de posicionar a la región como un destino de referencia del románico. 

En un viaje por la historia, la Ruta del Románico también ofrece a los visitantes momentos de contemplación y los invita al contacto con la gente de la región. Veredas y caminos nos esperan para paseos a pie o en bicicleta, en comunión con la naturaleza.  Para los más valientes el río Paiva los reta a experiencias únicas, con inolvidables bajadas de rafting.

Las innumerables fiestas y romerías son el escenario privilegiado para un regreso a los mercados de antaño, animados por los singulares modos de bailar, tocar y cantar. Marcas de identidad también presentes en los oficios y artes tradicionales, donde sobresalen los bordados, los trabajos en lino y las restauraciones de piezas de arte de talla y madera.

Sienta los paladares y los olores de la cocina tradicional, regados siempre con los vinos verdes de excelencia nacidos en estas tierras. Recobre fuerzas en la tranquilidad que rodea las unidades de turismo rural de la región u opte por un paseo por los jardines centenarios, donde el tiempo parece haber parado. Por donde vaya, será acogido con la gentileza y la autenticidad de la población del lugar.