Odete Pereira - Rota do Românico

Doña Odete, con la ayuda de su hermana, es celadora de la Capilla de Fandinhães desde finales de la década de 2000. Esta capilla tiene un gran valor sentimental para las dos. Doña Odete revela que un día, tras salir del hospital en silla de ruedas, pidió a un familiar que la llevara a la capilla para rezar a Nuestra Señora de la Liberación y, cuando lo hizo, consiguió levantarse de la silla. Por tener esta conexión tan estrecha con Nuestra Señora de la Liberación, afirma que, siempre que tiene tiempo, le gusta ir a la capilla.
El hecho de formar parte de la Ruta del Románico ha incrementado el número de visitantes, que aprecian, sobre todo, las esculturas de los cachorros.