Rosa Carvalho - Rota do Românico

Doña Rosinha, como es conocida cariñosamente, tiene una larga y fuerte conexión familiar con el Monasterio de Travanca. Es celadora de la iglesia desde 1976, cuando «heredó» un altar que había sido cuidado por su abuela, quien llegó a cocinar la sopa para el almuerzo de los trabajadores que realizaron las obras del monasterio.
Su abuelo fue sacristán de la parroquia durante 50 años. Su padre nació en la casa frente al monasterio. Doña Rosinha también forma parte del coro y del grupo de lectura, además de asegurar la apertura de la iglesia a los visitantes, entre otras actividades.
También está orgullosa de la conexión de su familia con la escritora Agustina Bessa-Luís (1922-2019), que fue bautizada en el Monasterio de Travanca. Su abuela era nodriza de la escritora y dos familiares eran sus ahijados.
Recuerda también al pintor y escultor Acácio Lino (1878-1956), nacido en Travanca y enterrado en el cementerio junto al monasterio que da nombre a la escuela primaria de la zona donde doña Rosinha trabaja.