Joaquim Pereira - Rota do Românico

El señor Joaquim abre las puertas del Monasterio de Cárquere a los visitantes y peregrinos desde principios de los años noventa.
Afirma que este es un monumento muy importante para toda la parroquia y el hecho de haber pasado a formar parte de la Ruta del Románico fue muy positivo: «fue lo mejor que podía haber sucedido (...) hay más movimiento, vienen más turistas».
Suele contar la leyenda del rey don Afonso Henriques y la leyenda del lagarto ocelado a quienes visitan el monasterio: «Egas Moniz, el cuidador de don Afonso Henriques (...) tenía que poner al niño encima del altar, encender una vela y pasar la noche en vigilia. Se durmieron y, cuando se despertaron, el niño ya estaba de pie, y, ahí, se produjo el milagro [de la curación de las piernas del rey]».